miércoles , julio 24 2024

Justo Villar: «Ganar una copa internacional sería un broche de oro en mi carrera»

Colo Colo v Cobresal, campeonato de Clausura 2016.

El arquero con menor promedio de gol recibido en el mundo habla de su gran momento en el Cacique. Asegura que la renovación de contrato está cerca y que ganar un torneo internacional sería el broche de oro ideal para su carrera.

“Hay arquero”, suelen decir los hinchas de Colo-Colo cada vez que Justo Villar aparece en un partido con alguna de sus atajadas notables. Prácticamente no hay duelo en el que el paraguayo no luzca sus reflejos para evitar la caída de una estantería que en este 2016 está batiendo todos los récords, incluso a nivel mundial.

Actualmente, es dueño de la portería con el menor promedio de anotaciones recibidas por partido, superando a clubes como Juventus, Atlético de Madrid, Barcelona y otros de talla universal. A sus 38 años, el golero atraviesa un momento estelar, ratificando que es uno de los mejores refuerzos que ha llegado el “Cacique” en los últimos años.

Durante la conversación, en cada palabra o concepto emitido, muestra la misma seguridad que bajos los tres palos. Sabe perfectamente que su trabajo es apoyado de gran manera por sus compañeros, que las críticas por el nivel de juego tienden a quedarse en nada, una vez que se consiguen los resultados y que tiene un sueño por cumplir y por el que luchará en cada ocasión se ponga la 1 del “Popular”.

Esto de ser la defensa con menor promedio de gol recibido en el mundo. ¿Es la coronación del trabajo personal que has venido realizando desde que llegaste a Colo-Colo?

“Es un momento grato que hay que tratar de disfrutar, porque no se da muchas veces. Pero es algo compartido, porque hay un trabajo de equipo y si bien me ha tocado ser el protagonista en algunos partidos, los que estamos adentro defendiendo el arco somos todos, con igual importancia. Esperamos que esto se pueda prolongar el mayor tiempo posible”.

¿Cómo te tomaste este tema cuando lo leíste en la prensa?

“Es algo muy serio y también por lo que uno trabaja. A veces se da y ahora es así, por lo que estamos tratando de disfrutar”.

¿Qué te dicen tus compañeros, especialmente de la defensa, cuando ven que los méritos te los llevas tú? ¿Te molestan?

“No, porque sabemos que todos estamos en esto. A veces hay partidos en que no te llegan casi nunca y eso es mérito de ellos”.

¿Por qué llegó Colo-Colo a ser un equipo tan sólido en lo defensivo?

“Creo que ha habido un par de cambios en el equipo que hicieron que tengamos más equilibrio que en el torneo pasado, donde también fuimos de los menos batidos. No es algo que se venga dando solo ahora, pero el hecho de que Claudio (Baeza) subiera a jugar con Esteban (Pavez) en el medio, con todo el recorrido que ellos tienen, nos permite cubrir muy bien los espacios y de mejor manera que cuando teníamos más volantes creativos”.

Además, se ha conformado un bloque defensivo que uno ya empieza a saberse de memoria. ¿Aporta eso también?

“Si, porque va dando ese entendimiento que produce jugar todos los partidos juntos. Además, somos gente grande que tiene bastante recorrido y las cosas claras respecto de lo que debemos hacer y lo que no, para ser lo más seguro posibles”.

“El Jogo Bonito no asegura resultados”

Sin duda que ese año, el debate ha estado marcado por la supuesta dicotomía que se ha dado entre los resultados obtenidos por el equipo y el nivel de juego que muestra, que parte desde la solidez defensiva, algo que a algunos no les gusta y que ha provocado críticas, tanto por parte de los hinchas, como de algún sector de la prensa deportiva. Y Villar, tiene claro por qué pasa esto.

¿Qué te pasa cuando, después de todo lo que en números han logrado hasta el momento, hay gente que dice que Colo-Colo es un equipo que aburre?

“Lo que pasa es que a Colo-Colo se le exige siempre más. Yo me acuerdo que cuando llegué, no eran los mejores tiempos y la exigencia pasó de pelear por un campeonato, cosa que hacemos todos los años, a ser agresivos, dinámicos, muy verticales y eso es algo que no se logra de la noche a la mañana, sino que lleva mucho trabajo. Generalmente, uno prioriza el buen resultado, sobre arriesgar mucho o ser irresponsables, queriendo ser un equipo rápido y que encante a la gente, pero que pueda ser más vulnerable. Creo que debemos buscar un buen equilibrio y en eso estamos”.

¿Será que también la gente se acostumbró a ese juego frontal que ve todos los fines de semana en el Barcelona o la misma Selección Chilena que llegó a ganar la Copa América?

“Claro pero es que Barcelona o la Selección Chilena, en su mejor momento, son equipos que se dan solo una vez. No es fácil hacer ese trabajo, se deben reunir muchas cosas, como jugadores que estén para eso. A nosotros se nos exige jugar de esa manera, pero no se ve que no contamos con futbolísticas de aquellas características, sino que con otras que son más útiles para un determinado tipo de esquema”.

Se habla mucho del fútbol espectáculo, pero finalmente lo que cuenta son los números y los objetivos cumplidos. ¿Prefieres ser reconocido por el denominado “jogo bonito” o por ganar cosas?

“Lo que pasa es que el ‘jogo bonito’ tampoco te garantiza resultados. Quizás, parándote bien y siendo cauto, considerando que somos un equipo grande, vamos a tener la posibilidad de hacer un gol. Hay equipos que jugando así, siempre llegaron a finales. Por ejemplo, en España, Atlético Madrid es más resultadista que vistoso y ganó un par de Europa League, la Liga y perdió por muy poco una final de Champions”.

 La Copa Libertadores es una obsesión

¿El hecho de que como decías, Colo-Colo esté todos los años peleando el título nacional, ha provocado que los hinchas tengan ahora pretensiones mayores, como por ejemplo, ganar un torneo internacional?

“Logramos tener un equipo que pelea todos los años el Campeonato Nacional, incluso jugando torneos internacionales, que es algo que no se deba hace mucho tiempo. Por eso, la gente cree que ahora que conseguimos eso, debemos ir un peldaño más arriba”.

Cuando uno ha visto que en los últimos años equipos con menos tradición han llegado a instancias importantes de Copas Libertadores, se pregunta por qué Colo-Colo no se ha podido meter. ¿Qué razón encuentras para eso?

“No es fácil. Hace poco tiempo, se dio que Nacional de Paraguay llegó a la final y en semifinales hubo cuatro equipos que nunca ganaron el torneo. Se trató de equipos que fueron ordenados, sacando buenos resultados en casa y empates afuera; el año pasado, River entró sufriendo a octavos y terminó siendo campeón. Ojalá nosotros podamos llegar a sorprender, porque por sobre todas las cosas, el grupo merece tener una oportunidad así”.

En lo personal, la Copa Libertadores también debe ser un tema importante. Lamentablemente no se te ha dado lograr cosas relevantes.

“Si, con los clubes me ha costado mucho. Me tocó jugar con Libertad y Newell´s y nunca me he metido en instancias importantes. Claro que me gustaría poder revertir la historia, más que todo por los años que llevo acá y lo que me queda jugando a nivel internacional”.

La renovación está cerca

Cuando hablas de los años que te quedan, es inevitable la pregunta: ¿vas a renovar en Colo-Colo?

“Es un tema que lo venimos hablando desde enero, cuando hubo una posibilidad concreta de partir a Cerro Porteño. Si bien a mí me llamaba muchísimo la atención poder ir a Paraguay y jugar en un club grande como Cerro, acá me siento muy bien. Colo-Colo es mi segunda casa, porque me han pasado cosas muy buenas, y junto con eso, la familia se ha acostumbrado muy bien al país. Me gustaría quedarme, pero es algo que aún no hemos podido definir. Ahora vienen partidos importantes que merecen la mayor atención antes que eso”.

¿Estás cerca?  ¿Se puede hablar de algún porcentaje?

“No. Al menos interés de ambos hay y eso es positivo. Seguramente llegaremos a un acuerdo más adelante”.

Ahora que ha pasado el tiempo y considerando el difícil momento en el que estaba el club cuando llegaste, ¿dudaste alguna vez de tu decisión de haber venido?

“No y lo he dicho muchas veces. Siempre me llamó la atención este club, desde la primera vez que vine a entrenar acá, con una selección Sub-20 en 1997. Estaba Gustavo Benítez acá y justamente, fue él quien me llamó después para que viniera, diciéndome que no me iba a arrepentir y se cumplieron sus palabras. Estoy muy agradecido de él y de Marcelo Giarruso por la confianza que me dieron”.

¿Pensaste que ibas a trascender como lo has hecho en Colo-Colo?

“Eso se da de acuerdo a cómo van los resultados. Tenía muchas ganas de sentirme importante y es algo que he logrado, además de recibir el cariño de la gente no solo de Colo-Colo, sino de rivales que me muestran siempre su respeto. Creo que ese es el mayor legado que uno se lleva después”.

¿Qué te gustaría decirle al hincha de Colo-Colo, que seguramente, ya te tiene en el sitial de ídolo?

“Pedirles que alienten en todo momento. Y también agradecerle a los que están en regiones, que siempre nos muestran su cariño y amor al club, demostrando que son colocolinos en las buenas y en las malas. Les digo que tengan fe, porque nosotros estamos tratando de lograr buenas cosas para el club y que no vamos a bajar los brazos”.

¿Qué sueño te queda por cumplir como futbolista y como jugador de Colo-Colo?

“Me gustaría ganar una copa internacional con el club, ese sería un broche de oro para mi carrera. De reojo estoy mirando la posibilidad de ir a mi cuarto Mundial con la Selección, lo que sería algo extraordinario para alguien que salió un pueblo tan chico como Cerrito, que no tiene más de 1.500 habitantes”.

Comentarios

comentarios

Revisa también

Gabriel Suazo: “El meter, correr y la garra nunca van a dejar de estar de mi parte”

El formado en casa disfruta con la camiseta de titular del equipo que ama y apunta a lo más alto en el segundo semestre. “Queremos ir por ese liderato para ganar otra estrella más”, asegura con fe.