domingo , agosto 19 2018

[Entrevista] Gonzalo Fierro: Un capitán con 300 historias

PS_42910

Gonzalo Fierro quedará a un duelo de llegar a la simbólica cifra de partidos jugados con Colo-Colo en Primera División.

El Gonzalo Fierro agresivo y bravo que se ve dentro de la cancha de fútbol dista mucho de aquel que una vez terminada la práctica del “Cacique” en el Estadio Monumental se da todo el tiempo del mundo para saludar a niños y adultos que le piden una fotografía o un autógrafo. No piensa en nada más que hacer feliz a quien le pide un saludo para su hijo que estará de cumpleaños, e incluso, ya entrando a camarines para bañarse y partir a casa, acepta la petición de posar junto al camión distribuidor de una marca de jugos artesanales, conducido por un fanático del club.

Ser el capitán del club más grande de Chile, estar entre los quince máximos goleadores de “Popular” en duelos de Primera División y el hecho ubicarse a un paso de los 300 partidos con la camiseta Alba en la máxima categoría del fútbol nacional le dan a Fierro un estatus especial. Lo sabe y lo asume con la humildad del grande. Este fin de semana, ante Deportes Iquique, quien fuera bautizado tempranamente como “Joven Pistolero” jugará su duelo 299 y en una semana más podrá alcanzar la simbólica y anhelada cifra.

¿Qué significa llegar a 300 partidos con la camiseta de Colo-Colo?

“Me pone muy contento. Yo no estoy pendiente o pensando en cuántos partidos o goles llevo, trato solamente de hacer mi trabajo, que es jugar, aportar en cada partido y entrenamiento. Por suerte, he podido cumplir varios logros en mi carrera. Voy a quedar a un partido de los 300 por Colo-Colo en Primera División y es un sueño, porque desde que empecé acá el 2002, siempre me tracé metas, que he podido ir cumpliendo. También estoy a cuatro goles de los 100”.

¿Cómo recuerdas el momento del debut? Fue en un partido memorable, en Calama, donde no se ganaba hace muchos años a Cobreloa y esa vez pudieron romper la mala racha.

“Fue muy bonito, porque recuerdo que había sido citado en otros partidos, pero no me vestía o iba al banco y no entraba. Ese partido en Calama, por todo lo que significaba el tema de no poder ganar allá, fue muy especial. Se nos dio el triunfo con goles del “Nacho” Quinteros, pese a que la noche anterior fue bastante especial, porque la gente prácticamente no nos dejó dormir”.

Un debut reemplazando al gran capitán

Te tocó entrar a reemplazar a uno de los más grandes extranjeros que han pasado por Colo-Colo. No era poca la presión…

“Claro, porque tuve que entrar por Marcelo Espina cuando quedaban quince minutos aproximadamente. Por suerte ya íbamos ganando, pero fue una gran responsabilidad reemplazar a nuestro capitán en ese momento. Fue un lindo debut”.

¿Qué sentiste cuando Jaime Pizarro te llama para entrar?

“Imagínate, estaba muy nervioso, porque la expectativa que generó ese partido fue enorme. Íbamos ganando, teníamos a todo el público en contra y tuve que entrar muy rápido porque Marcelo había pedido el cambio. Se me vinieron muchas cosas a la mente, tenía a mi abuela enferma y uno de los sueños de ella era verme jugar en el primer equipo de Colo-Colo, algo que estaba a segundos de cumplir. Fue una mezcla de emociones, pero cuando entré se me olvidó todo, lo hice con muchas ganas, de hecho gané una pelota en el área a un jugador de Cobreloa que cayó…no fue falta, pero todos los compañeros me pedían que me calmara. Tenía las revoluciones a mil”.

Imagino que siempre vas a estar agradecido de Jaime Pizarro por haber permitido ese momento…

“Estoy agradecido de todos los técnicos que he tenido, de mis compañeros y dirigentes. En ese momento, Jaime tuvo un trabajo muy complicado, porque Colo-Colo estaba en la quiebra. Antes, los juveniles teníamos vacaciones enero, febrero y marzo, pero ese año tuvimos que entrenar en ese período, porque el club no tenía plata para comprar jugadores, por lo que había que jugársela con la cantera. Gracias a Dios me tocó debutar y dos semanas más tarde, marqué mi primer gol”.

Además, ese 2002 termina para ti con un título absolutamente impensado. Quizás, uno de los más lindos en la historia del “Cacique”.

“Claro, porque era un momento institucional muy malo en todo aspecto. Éramos casi puros juveniles e igual conseguimos ese título, que sigue siendo muy recordado por muchas personas en Colo-Colo”.

Los mejores momentos y el futuro

¿Cuáles son los momentos que atesoras en toda esta enorme cantidad de partidos siendo jugador de Colo-Colo?

“Hay varios. El debut siempre es importante, al igual que el primer gol, que conseguí en El Salvador. Obviamente que salir campeón con Colo-Colo es algo muy especial y he tenido la suerte de serlo varias veces y espero conseguir varias coronas más”.

¿Cómo vislumbras lo que viene para tu carrera?

“La verdad es que ni siquiera me he puesto a pensar en hasta cuándo voy a jugar, como primera cosa. Gracias a Dios, mi físico me acompaña, no tengo lesiones graves y eso es muy importante. Espero seguir mucho tiempo y retirarme acá, pero también hay cosas que no dependen de uno y puede tocar salir. Vivo el día a día y quiero seguir tal como ahora, teniendo claro que lo que venga va a depender de lo que seamos capaces de hacer”.

El gran sueño internacional

Con todo lo que has ganado, parece válido preguntarse si es que aún tienes algún sueño por cumplir en este club.

“Lo único que me falta por cumplir con Colo-Colo es ser campeón a nivel internacional. No he tenido la oportunidad de serlo, y cuando pude, se perdió la final de la Copa Sudamericana, que es uno de los dolores grandes que he tenido en mi carrera. Tener una revancha en ese aspecto, sería espectacular”.

 

 

¿Qué significa Colo-Colo en tu vida?

“Es mi casa, mi vida. Llegué a los 15 años y desde ahí, solamente me fui cuando estuve en Brasil. Conozco este club por todos lados, desde las tías de la lavandería hasta el cargo más alto. El día que me tenga que ir, voy a tener una pena grande por dejar mi casa. Es algo que sé que va a tener que pasar en algún momento. Igualmente, como dije antes, mi idea es seguir muchos años acá y que la gente me recuerde como lo que fui en mi etapa de jugador”.

Con todo lo ganado ¿Te sientes un ídolo del club?

“Siento que soy parte importante de Colo-Colo, pero ídolo aún no, porque hay mucha gente que ha pasado por acá dejando grandes cosas. Sin duda que quienes ganaron la Copa Libertadores sí son ídolos, porque lograr el máximo título a nivel de clubes. Creo que tengo que ganar un torneo internacional para recién empezar a hablar de ídolo”.

Comentarios

comentarios

Revisa también

Marcelo Espina y su proyecto: “Queremos formar entrenadores para el primer equipo”

El nuevo gerente deportivo de Colo-Colo reconoció estar “inmensamente feliz” por su regreso y aseguró …