lunes , enero 18 2021

Fernando meza: “Solo queda correr, meter y después jugar”

El defensor se refirió al partido que tendrán ante San Luis. Además, entregó detalles de la actualidad del camarín albo y la relación que tiene con sus compañeros y entrenador.

Por Nicolás Quintanal

Una jornada normal en el Estadio Monumental comienza pasadas las 9:30 horas. Sin embargo, varios de los jugadores llegan hasta Macul mucho antes de que comience el entrenamiento para desayunar junto a otros compañeros. Fernando Meza es uno de ellos, habitualmente comparte un mate y conversa distendidamente antes de vestirse para comenzar los trabajos.
A diferencia de lo que muchos creerían, el jugador no abandona La Ruca apenas Pablo Guede finaliza la práctica, porque son varias horas las que debe dedicarle al post entrenamiento.
¿En qué consiste tu rutina diaria?
“Estoy mucho tiempo metido en el club. Llego a las 8:30 de la mañana, como una hora y cuarto antes de que arranquen los entrenamientos. Nos juntamos con algunos compañeros a desayunar, entrenamos y luego viene todo el proceso de recuperación: terapia, gimnasio, sauna, jacuzzi. Almorzamos aquí y recién ahí nos vamos tipo dos de la tarde. Pero ahí no termina el día, acostumbro a dormir una buena siesta en la tarde y después voy a MEDS a correr. Ahí tenemos algunas pautas de entrenamientos”.
Tuvieron receso por el fin de semana largo de las Fiestas Patrias. ¿Qué hiciste en estos días de descanso?
“Mi novia estaba en Buenos Aires estudiando y se vino para acá y viajamos a Puerto Varas, para conocer. Me encanta el sur de Chile, ya conozco Pucón y ahora toca conocer un poquito más”.

Relación con el camarín

Pablo Guede pide expresamente tu llegada a Colo Colo ¿Cómo es tu vínculo con el entrenador?
“La relación siempre fue de trabajo. Yo a él no lo conocía antes de estar en sus equipos, me pidió para ir a Palestino y ahí nos conocimos más. Estando en México (Necaxa), me habló para ver si me venía a jugar la fase previa de la Copa Libertadores. En ese tiempo no había cupo de extranjero para el campeonato nacional, yo no lo dudé ni un solo segundo, y le dije que sí. No me importaba jugar dos o más partidos. Estoy convencido del estilo que tiene y lo que propone como entrenador.
¿Qué hizo Pablo Guede para que tomaras esa decisión de venir?
“Él me lo preguntó muy directamente, fue muy sincero, y me dijo que me quería para la pre Libertadores. Estaba resignando mucho en mi carrera porque venía solo por dos partidos, pero siempre me gustó el estilo que tiene Pablo, me gusta mucho lo que propone y sabía la calidad de jugadores que tiene Colo Colo. Tomé la decisión, hablé con mi agente y Necaxa, y me vine sin dudarlo”.
¿Qué es lo que más te gusta de Colo Colo? 
“Me encanta jugar en el Monumental, sobre todo por las dimensiones de la cancha. Esto es estar en un equipo grande, cómo canta la gente, son muy seguidores, es hermoso este club”.

El aspecto táctico

¿Cómo te sientes más cómodo, línea de tres o de cuatro defensores?
“La verdad es que el esquema de tres o cuatro pasa más por una decisión técnica. A mí no me complica ninguna de las dos. Sea cual sea la posición no me genera incomodidad. Ahora si me preguntas en qué posición me siento más a gusto, es donde estoy jugando. La posición que ocupa Julio (Barroso), jugando por dentro, me gusta muchísimo también”.
Y el equipo ¿Cómo crees que se siente mejor?
“Pablo (Guede) ha probado ambas fórmulas, de hecho siempre lo hace, porque hay situaciones del partido que ameritan jugar a veces con tres y otras con cuatro. El equipo tiene que estar entrenado para resolver esas situaciones, y esa faceta de Pablo es muy buena, porque entrena todas esas cosas que se te pueden dar en un partido. Si me lo preguntas a mí, creo que con línea de tres lo estamos haciendo bien”.
¿Qué le responderías a los que critican los resultados obtenidos?
“Prácticamente no tenemos fallas tácticas. Tampoco nos generan muchas ocasiones de gol. Obviamente estamos con la desgracia que nos llegan una vez y nos convierten un gol. Pero si pones a revisar las estadísticas, somos de los equipos que menos le patean al arco. Eso habla que el equipo se planta bien en la cancha y ya lo otro pasa por si conviertes goles arriba o te los hacen en tu arco”.
¿Crees que se han dormido en algunos partidos?
“Obviamente los goles que te hacen siempre nacen de una falla. Siempre existen los errores, pero hay que tratar de que sean mínimos. Nosotros estamos trabajando en ello, estamos en un momento en el que hay que poner la pelota contra el piso y tranquilizarnos”.
¿Cómo manejan eso en el día a día, se conversa?
“Sí, se habla. El fútbol es contagio, cuando empiezas a ganar y logras que no te conviertan, eso se va traspasando entre los compañeros y el equipo va creciendo. Hoy hay que tranquilizarse y empezar paso a paso a mejorar”.
¿Por qué crees que lo empatan en Cavancha?
“Tuvimos varias fallas puntuales, varios errores que sumados nos generaron un gol en contra. Nosotros, sinceramente, creo que no cometemos muchos errores tácticos en defensa. Está bien aceitada, nos conocemos bien, pero te meten un gol en el minuto 84, donde se falló y quedas con las manos vacías. Una sensación muy amarga”.
¿Cómo está el camarín actualmente?
“Estamos en un momento en el que no debemos dejar ni una sola jugada al azar. Estamos en esa racha en la que te despreocupaste una vez y te convierten un gol. Hay que estar 90 minutos con concentración máxima, no nos podemos relajar un segundo”.
¿Cómo ves el partido con San Luis?
“Va a ser un partido complejo, muy similar al de Iquique. Ellos son muy físicos, corren y meten mucho, obviamente van a querer ganarlo aquí. Vamos a tener que igualar esa intensidad, solo nos queda correr, meter y después jugar”.
¿Cómo llegan a este partido?
“Estamos más que mentalizados en ganar este partido”.

Comentarios

comentarios

Revisa también

PARTIDO CON HISTORIA: Un empate con sabor a título

La tarde del 17 de noviembre de 1996 el Cacique de Gustavo Benítez necesitaba, en la penúltima fecha del torneo, una igualdad ante Audax Italiano. El 1-1 final, con gol de Fernando Vergara, coronó un año con los albos en lo más alto.